c

Cum sociis Theme natoque penatibus et magnis dis parturie montes, nascetur ridiculus mus. Curabitur ullamcorper id ultricies nisi.

1-677-124-44227 184 Main Collins Street, West Victoria 8007 Mon - Sat 8.00 - 18.00, Sunday CLOSED
Follow Us

El 80% de los adolescentes obesos lo seguirá siendo de adulto

Alimentación Saludable

FEBRERO, 2022

El 80% de los adolescentes obesos lo seguirá siendo cuando sean adultos

La obesidad es, según la OMS (Organización Mundial de la Salud), la acumulación anormal o excesiva de grasa que puede resultar perjudicial para el óptimo bienestar de la persona. Una enfermedad de origen genético que ha triplicado su presencia en los últimos cuarenta años, llegando a las 1.400 millones de personas que sufren sobrepeso y más de 500 millones que tienen obesidad. De éstas, 41 millones eran menores de cinco años, según apuntaba la OMS.1,2

Aunque la primera de las pruebas para diagnosticar la obesidad, y la más sencilla, sea el cálculo del Índice de Masa Corporal (IMC), es una fórmula que no funciona en todos los pacientes. Y es que, en muchas ocasiones, el peso no va directamente vinculado a la grasa y, por lo tanto, podría llegar a considerar ‘obeso’ a alguien con un volumen de musculatura elevado. En este caso se tomarían como referencia medidas como la presión arterial (si fuera >140/90mmHg.) o el contorno de la cintura superior a 102 centímetros en hombres y 88 en mujeres.3

Pero… ¿la obesidad es genética?

La genética resulta ser el factor más importante y decisivo en pacientes que padecen obesidad. Una variante que, combinada con factores ‘ambientales’ (estilo de vida, alimentación, ejercicio…) resulta que va incrementando conforme nos acercamos a la actualidad. Son varios los estudios que concluyen que la obesidad es una enfermedad moderna, posterior a 1942. Finalizar la II Guerra Mundial supuso un cambio radical en la vida de las personas. En este punto entra en juego la epigenética, se trata de la disciplina que estudia de qué manera factores como la alimentación, el deporte o el entorno en el que vivimos, pueden activar o desactivar ciertos genes y, como consecuencia, que desarrollemos (o no) algunas enfermedades.4,5

La alimentación: el principio de la obesidad

Lo que hacemos de pequeños tiene su repercusión cuando nos hacemos mayores. Tanto es así que los hábitos alimentarios son el primer paso, junto a la actividad física, que ayudarán a determinar enfermedades como la obesidad en edad adulta.

En 2019, según el Estudio Aladino, la prevalencia de obesidad entre la población infantil (6-9 años) era del 17% y un 23% padecía sobrepeso. Unas cifras que se han visto agravadas con la llegada de la pandemia de la COVID-19. Y es que las restricciones impuestas han favorecido el incremento del tiempo de uso de pantallas, la reducción de la actividad física y un cambio notable en los hábitos alimentarios.6

El sedentarismo y la mala alimentación son dos de los principales factores de riesgo de la obesidad. Una enfermedad crónica y progresiva que provoca que el 80% de los niños y adolescentes que padecen obesidad, sigan sufriéndola en su etapa adulta.6

Pregúntate lo siguiente:

  • ¿Pasas más de 6 horas al día sentado?
  • ¿Haces un mínimo de ejercicio cada día?
  • ¿Puedes caminar y subir escaleras sin sensación de ahogo?
  • ¿Tomas al menos 3 piezas de fruta al día?
  • ¿Evitas los ultraprocesados?
  • ¿Consumes tabaco?
  • ¿Y alcohol?

Analiza tus respuestas y plantéate en base a ellas, que quizás lleves una vida demasiado sedentaria y, por lo tanto, estés en riesgo de sufrir alguna enfermedad relacionada con el peso. Si quieres frenar esa tendencia, ¡toma nota!

Consejo 1: Empieza a practicar ejercicio. No hace falta que corras una maratón. Será suficiente con empezar a caminar entre media hora y una hora a ritmo ligero cada día.

Consejo 2: Visita regularmente a tu médico para que te haga una revisión. Controlar tu peso, cuidar de tu corazón y que tengas actualizado el calendario vacunal, te ayudarán a prevenir muchas enfermedades.

Consejo 3: Infórmate sobre el movimiento real fooding. Es mucho más que decir qué productos son ultraprocesados y cuáles no. El real fooding aboga por comer comida de verdad que nos aporte la energía y los nutrientes que nuestro cuerpo requiere para el día a día. ¡Una filosofía de vida!

Consejo 4: El alcohol y el tabaco no forman parte de un estilo de vida saludable. Aléjate de los tóxicos cuando antes, ¡verás que te sientes muchísimo mejor!

Consejo 5: Procura dormir 8 horas de calidad cada día. La regeneración celular, ocurre mientras dormimos y no descansar puede tener muchas consecuencias para nuestra salud.

Consejo 6: Evita el estrés todo lo posible. Aprende a decir que no cuando sea necesario y a parar a reflexionar sobre la vida. No te dejes llevar por la circunstancia y declárate dueño de tus actos y pasos.

No es solo el peso

Porque, al fin y al cabo, no se trata solo de alcanzar un peso determinado, sino que se trata de tener una vida saludable.

Las enfermedades cardiovasculares son, en España, la principal causa de muerte. Llevar una vida alejada de tóxicos y focalizada en mantenerse activo y comer sano nos alejará de problemas de hipertensión y colesterol, patologías que han crecido entre los últimos tiempos en niños y adolescentes.7,8

Toma nota: Cuidar de los más pequeños es el primer paso para que sean adultos sanos.

footer_logos_n
escucha tu salud
Para más información, consulte a su médico. Inmunofitness.es © 2021 Grupo de Compañías GSK. Todos los derechos reservados. c/ Severo Ochoa, 2, Parque Tecnológico de Madrid, 28760 Tres Cantos (Madrid). El contenido de esta página es para audiencia española. Este post debe incluir el disclaimer: Imágenes representadas por actores. Únicamente con fines ilustrativos.
NP-ES-GVX-PINS-220002(v2) 04/2022