FuturLife21: El secreto de una dieta sana y equilibrada

Mantener una alimentación sana es uno de los puntos fuertes a la hora de cuidar nuestro sistema inmune.1

La nutrición, junto con mantener una vida afectiva y realizar actividad física, nos permiten mantenernos fuertes por dentro y por fuera. Un sistema inmune sano es un sistema fuerte frente a cualquier agente externo. Un sistema que nos puede defender mejor ante cualquier infección o virus.

Ahora bien… ¿qué entendemos poralimentación sana y equilibrada? María Hernández- Alcalá Pérez (Futurlife21)2, Licenciada en Bioquímica y Especialista en Nutrición Clínica y Salud Pública, asegura que aunque “es un concepto bastante complicado de definir, para nosotros una alimentación saludable implica que el 90% del tiempo elegimos alimentos naturales altamente nutritivos, como es el caso de frutas, verduras (dando prioridad a estas siempre), legumbres, cereales de grano completo, proteínas magras naturales como pescados, huevos, lácteos naturales y carnes bajas en grasa”. Añade: “Es importante incluir en nuestra alimentación grasas saludables como el aceite de oliva virgen extra (AOVE), aguacate, frutos secos y semillas”.

Una alimentación saludable implica que el 90% del tiempo elegimos alimentos naturales altamente nutritivos.

A nivel nutricional es importante remarcar que no existe un ‘alimento ideal’ para el fortalecimiento del sistema inmune, pero bien es cierto que “hay vitaminas y minerales como la vitamina D, el selenio o el zinc que son esenciales para que el sistema inmune funcione correctamente”3, asegura Hernández-Alcalá en la charla mantenida con GSK, que también hace hincapié en que lo realmente importante es “llevar una alimentación altamente nutritiva donde se eviten los hábitos insanos como fumar, beber alcohol y tomar alimentos ultraprocesados o procesados no saludables”.

Llevar este tipo de alimentación y estilo de vida (el ‘bioestilo’ según el endocrino Carlos Rodríguez Jiménez)3 puede favorecer la presencia de bacterias beneficiosas que pueblan en nuestro intestino, y forman parte de la microbiota intestinal. Según Hernández-Alcalá, “ayuda muchísimo en la mejora de la digestión, así como en la defensa del organismo de agentes patógenos, y también juega un papel esencial en la mejora y mantenimiento del sistema inmune”.

Mindfulness

Alimentos que favorecen la microbiota

Según nos cuenta Hernández-Alcalá, “es importante saber que hay alimentos que pueden favorecer el buen estado de nuestra microbiota”y también “no olvidar que hay que evitar los alimentos que favorecen el crecimiento de bacterias no beneficiosas como los azúcares, las harinas refinadas y algunos edulcorantes”.

De todos modos, en el lado positivo de la balanza, la bioquímica María Hernández-Alcalá recomienda: “Comer fibra de las verduras y legumbres es una forma maravillosa de favorecer el crecimiento de las bacterias buenas. También tomar probióticos (alimentos que llevan bacterias beneficiosas) como el yogur natural o el kéfir” para mantener el intestino siempre equilibrado.

De nada sirve que te pase la receta de wok de verduras con salmón si el resto de tu dieta es insano.

Es importante a la hora de hacer una valoración del estado de una persona no fijarnos tan solo en la apariencia exterior, sino también en aspectos como la genética o la edad. Hernández-Alcalá afirma que “puesto que las hormonas juegan un papel importantísimo sobre nuestro metabolismo, no es lo mismo valorar a un adolescente que a una persona en plena menopausia”. Por otro lado, añade: “los alimentos que tomamos pueden favorecer que acumulemos más o menos grasa, y, a su vez, pueden hacer que tengamos más o menos ansiedad. Por eso lo que elegimos es muy importante, no solo para el aspecto físico, sino especialmente para la calidad de vida diaria”, concluye Hernández-Alcalá durante la entrevista.

Si queremos llevar un estilo de vida sano, en cuanto a la alimentación, nos recomienda “eliminar los ultraprocesados en general”, aunque asegura que en ningún caso está prohibido “tomar algo insano puntualmente si el 90-95% del tiempo restante comes saludable”. Concreta: “de nada sirve que te recomiende una receta saludable como un wok de verduras de colores con salmón si el resto de tu dieta no es un 90% sana”.

Compartir