El sistema inmune a los 50, ¿qué, cómo y por qué?

Vamos a empezar por el principio y a preguntarnos qué es el sistema inmune y para qué sirve. Pues bien, es el conjunto de células, tejidos y órganos que protegen nuestro cuerpo de agentes externos que puedan ser peligrosos para nuestro organismo. En este sentido, podríamos decir que nuestro sistema inmune se pone manos a la obra cuando detecta, por ejemplo, la presencia de una bacteria o un virus en el organismo. La velocidad y fortaleza de la respuesta inmune necesaria para protegernos van deteriorándose con el paso de la edad.

Los expertos llaman a esta fase de la vida del sistema inmune inmunosenescencia y no tiene por qué presentarse en una edad en concreto. Y es que el sistema inmune puede mostrar rasgos de envejecimiento1 debido a nuestra edad y factores genéticos, así como por motivos externos a nuestro propio cuerpo, como por ejemplo el estrés, el nivel de actividad física o nuestro tipo de alimentación.

Teniendo en cuenta este punto, el estado inmunológico de una persona no depende al 100% de su edad biológica –que también– sino que hay otros factores que entran en juego.

Algunos emplean el concepto ‘bioage’2 para definir el hecho de que la edad que realmente importa, a nivel de salud, es la biológica y no la cronológica. Y es que los avances en medicina, así como la promoción de la práctica de deporte y de una alimentación equilibrada a nivel social entre otros factores, han promulgado un estilo de vida entre los mayores de 50 años muy distinto al de hace un par de décadas. Así, los 50 son los nuevos 30.

A nivel físico el envejecimiento de nuestro sistema inmune3 es debido al paso del tiempo pero ¿cuáles son los factores que determinan e influyen en el proceso?

Como venimos comentando, factores como el estrés4 pueden llegar a repercutir en nuestro sistema inmune y en la aceleración del envejecimiento. También hábitos poco saludables como una alimentación poco equilibrada o un estilo de vida sedentario.

Así pues, un estilo de vida sano, que no incluya alcohol ni tabaco, que contemple una dieta sana y equilibrada y actividad física, puede ser de gran ayuda a la hora de mantener un buen sistema inmune5.

Pautas claras, concisas y sencillas de aplicar para que los 50 se acerquen más a los 30 que a los 80. ¿Te apuntas a seguirlas?

Compartir