CÓMO SUPERAR LA ASTENIA PRIMAVERAL

Cuando en las primeras semanas de la primavera nos encontramos cansados, “con pocas ganas de hacer nada” puede que estemos ante el síndrome de la astenia primaveral1.

No se trata de una enfermedad. En realidad, es un mecanismo fisiológico normal de, nuestro cuerpo. Son alteraciones que sufrimos con la llegada de la primavera para adaptarnos a los cambios que trae la nueva estación1. En cualquier caso, si los síntomas se prolongan, podría ser necesario consultar con el médico para que valore la situación1-3.

Entre el 10 y el 20% de las consultas de atención primaria durante el inicio de la primavera se deben a esta causa1, en las que los pacientes relatan su malestar tanto físico como psicológico 1-3.

A nivel físico, describen estar cansadas, especialmente por la mañana, y con un estado de debilidad general1,2. Además, pueden aparecer otros síntomas como dolor de cabeza o problemas digestivos1.

Pero la mayoría del malestar es psicológico, y varían desde dificultades intelectuales y de concentración hasta trastornos del sueño o inapetencia sexual. Otros problemas que aparecen con frecuencia son cambios de humor que van desde la irascibilidad a la melancolía1.

Para prevenir y mejorar el malestar de la astenia primaveral es fundamental hacer una dieta sana y equilibrada, rica en legumbres, frutas, verduras, cereales y frutos secos, que nos aporte la cantidad necesaria de proteínas, hidratos de carbono, grasas y vitaminas1-3. Y no olvidar beber suficiente agua para conseguir una buena hidratación. También es importante realizar ejercicio físico, a ser posible al aire libre1-3.

En el plano psicológico nos ayudará respetar los horarios de sueño (intentando no dormir menos de 7 horas diarias)1,2. Además, debemos prestar atención a nuestras emociones, adoptando una actitud positiva.

blog_1

La primavera es una época de cambios que pueden afectar a nuestro cuerpo. Mantener una actitud positiva, una dieta equilibrada y realizar ejercicio físico nos ayudarán a adaptarnos mejor y disfrutar plenamente de la nueva estación1-3.

Compartir